sábado, 23 de marzo de 2013

Maslíah, Sanchiz, Barrubia y la mierda en la cabeza


Un pequeño cisma se desató en el ambiente literario montevideano. Leo Maslíah contestó un cuestionario en la página del proyecto yateconté (http://www.yateconte.com/2013/03/cuestionario-masliah.html#Doc), que se aboca a estudiar las narrativas rioplatenses recientes. A través de su prosa elíptica dejó entrever ciertas fisuras para con la nueva generación de escritores que purgan por un espacio dentro del mainstream literario. A la publicación del post, le sucedieron dos contestaciones en distinto tono, una por parte de Ramiro Sanchiz (http://www.yateconte.com/2013/03/ida-y-vuelta-masliah-y-el-mapa.html#Doc) y otra por parte de Lalo Barrubia (http://www.yateconte.com/2013/03/ida-y-vuelta-los-semianafabetos.html#Doc)

Primero lo primero. El cuestionario consta de cuatro preguntas que aún no siendo capciosas, intentan dirigir la opinión del entrevistado. Funciona más como una justificación del proyecto en sí, que como una búsqueda de aproximaciones a lo que intentan estudiar. El cuestionario busca nombres, busca citas hacia las editoriales independientes que publican los autores que estudian y busca, finalmente, adjetivar como rupturista la literatura generada a partir de los años 90.

Paradójicamente las respuestas se centraron en una parte de este último punto, en la cual Maslíah define a las nuevas generaciones de escritores como “semianalfabeta” porque no manejan una gran cantidad de recursos literarios, pero por contrapartida, se desprendieron de la impostura de los viejos escritores. Muchas veces he reflexionado sobre esto mismo, llegando a la conclusión que la narrativa post-generación-dionisíaca (por usar un concepto más sociológico que literario), sirve más como una aproximación antropológica de un sector social determinado en un contexto determinado, que como una obra literaria pasible de analizarse en cuanto tal.

Debo decir que las lecturas de: Adiós, Diomedes (Leandro Delgado), Estokolmo (Gustavo Escanlar) y Pegame que me gusta (Lalo Barrubia), por nombrar solo tres, me agradaron en cuanto me sentí identificado con situaciones, diálogos y personajes. Pero, no creo por más que me pese, que sean grandes obras literarias y aún no siéndolas recomiendo su lectura con mucha pasión. Por lo tanto, que una generación se haya desprendido de la impostura al escribir y de la pose al actuar, refleja un acercamiento al lector y a la lectura, sin importar en mi caso que grandes recursos pueda tener el escritor bajo la manga. De lo contrario no habría leído literatura uruguaya jamás y me dedicaría de lleno a Dostoyevski.

Ahora bien. El escritor es un ser susceptible y ante la mínima provocación de otro escritor reacciona con todos los artilugios a su disposición. Solo a una persona que le importe demasiado la opinión de Masliah, que se sienta agraviado en su fuero íntimo de escritor, como le sucedió a Ramiro Sanchiz puede contestar estas cosas, entre otras:

Más honesto hubiese sido no responder

En el mejor de los casos cabría decir que algunos de sus textos hacen reír, pero Maslíah no se
presenta a sí mismo como un humorista

Es posible que Maslíah sea un buen músico, o al menos un buen intérprete: sabe tocar el piano
bastante bien y, me parece, ha compuesto cánones y cantado canciones ingeniosas; en cuanto
a su literatura, insisto, habría que tener el cerebro lleno de bosta para pensar que allí hay una
línea válida

Argumentos ad hominem algunos, hirientes la mayoría pero que no hacen a la cuestión que Maslíah plantea. No refuta respuestas, no contrasta opiniones sino que en un intento de rupturismo parricida, busca el agravio como forma de erigirse generacionalmente, para luego rescatar las influencias “buenas” anteriores, levrero, escanlar, siempre muertos para que no puedan hablar. Esto es una práctica muy común cuando un grupo de escritores busca proyectarse, pienso en la reivindicación de Humberto Megget o José Parrilla, por estar en los márgenes del movimiento en sus respectivas épocas, por parte de algunos poetas de los 90 y 2000.

Me parece más hipócrita aún, en cuanto que Levrero, escritor genial o no, dejó toda una gama de escritores mediocres por él apadrinados, pero de los cuales, Sanchiz no habla, por solidaridad generacional, imagino. Además, cualquiera que haya leído este articulo de Maslíah (http://ladiaria.com.uy/articulo/2012/8/la-tercerizacion-de-la-lucha/) sabe que su esencia es reaccionaria y progresista, por lo que sus opiniones van a ser las de un viejo conservador que busca cuidar el espacio que le fue dado en suerte, por talento, por empeño o por cualquier otro motivo.

Se puede sacar en claro también, que la necesidad del conflicto, busca válvulas de escape en donde se pueda hacer el menor daño posible al establishment cultural imperante, por lo cual buscar el rupturismo en cartas abiertas de facebook, sustituyó a quemar libros de Benedetti. Porque si quemáramos libros no nos financiarían nuestros proyectos. Porque ya no existe más aquello de que la cultura se debía liberar de la intelligentsia de la izquierda política. Y para cerrar el punto del rupturismo diré que no creo que no exista mas, ni que nadie lo vaya a entender. Hace poco releí el cuento Por la Patria de Tarik Carson (1968) y me pareció en algún punto rupturista porque construye un personaje misógino y desagradable “del partido”, en
tiempos donde la izquierda representaba una especie de supremacía moral, faro guía de los valores y el hombre nuevo.

También recuerdo el famoso articulo “Jóvenes eran los de antes” de Lalo Barrubia, donde se destaca los cuestionamientos de los autores jóvenes de los ochenta a la hegemonía cultural que se ha vivido siempre en este país y para profundizar en este tema es buena la lectura de Polaroid: crítica a la cabeza uruguaya, la recopilación de Héctor Bardanca.

Teniendo cierta afinidad con la lectura de Lalo Barrubia, su respuesta publicada también en el blog Yateconté, me pareció al menos más atinada. Y esto se debe quizás a que Barrubia le saca el manto sacrosanto a su propia literatura, tiene la capacidad no tan extendida de despreocuparse si lo que escribe le sale mal y a su vez no botijear a los que vienen detrás, como lo demuestra en esta frase:

Muy especialmente me disgusta cuando los viejos atacan a los jóvenes apelando a los méritos
de las generaciones anteriores. Yo, por suerte, no siento la necesidad de ser mejor que
nadie. Intento hacer bien mi trabajo, a mi manera. Si no me sale tan bien, tampoco será tan
dramático

Un poeta genial como Nicolás Grandiroli, me comentó una vez que él prefiere buenos amigos a buenos escritores. Lalo Barrubia sería en este caso una buena amiga. De esas que saltan cuando te buscaste un problema. De esas que también te pueden decir sin dar mucha vuelta:

Digamos, por poner un ejemplo, y eligiendo cuidadosamente a alguien que no corre riesgo de verse perjudicado por mis opiniones, que hace muchos años leí un libro de Rafael Courtoisie. No me gustó. Así que no compré ningún libro más de él. Es anecdótico. No dice nada de Courtoisie como escritor. Lo único que dice es que no voy a opinar sobre la literatura de Courtoisie porque no lo he leído.

Por mi parte, no recuerdo haber leído a Ramiro Sanchiz, pero si tengo algo anecdótico que decir sobre él y que tal vez no dice nada. Hace unos seis años trabajaba repartiendo libros en bicicleta para una biblioteca media trucha. Ramiro, pedía un libro por semana, de Grisham, Conelly o autores así. Siempre su trato era el de un escritor reconocido ante una persona con un laburo de mierda, remarcando eso y nunca dejando propina. Ratón.

Finalmente propongo que desterremos el ridículo mito que la literatura está en donde están los escritores, las más de las veces actúan como camarilla propulsándose unos a otros, siendo autoreferenciales para con ellos y su circulito íntimo. Y si es por impulsar en modo autobombo algo propongo que lean www.lamusicaquescuchantodos.blogspot.com una blog que nunca fue reseñado en La Diaria y que no aspira a ganar ningún fondo concursable del MEC, que tiene más sangre que estilo, que no corrige errores gramaticales ni ortográficos, que escribe como se le canta el orto.

La discusión antes relatada se entiende mejor en términos de lucha entre una generación que no quiere soltar el timón y otra que aspira a vivir de las prebendas del estado, antes que cierren la canilla.

Nos vei.

21 comentarios:

  1. así como lo deja entrever el mismo Sanchiz, él puede opinar porque también es escritor. Si uno entra a uno de sus múltilpes blogs, se dará cuenta del bombardeo autorreferencial. Con esto no pretendo desestimar a Sanchiz como escritor, sino como persona. Alguien que constantemente hace referencia a cosas que él mismo esciribió y escribe y escribirá, da asco, y también da lástima. Aparte de ratón, creído. Pelafustán.
    Con Lalo me pasa lo mismo que a vos. Es alguien que me cae bien como mina, como gente, pero que su reflexión sobre el debate, no parece aportar salvo en eso, en su propia humildad como persona.

    Los buenos términos para hablar con, y de escritores me tienen las bolas por el piso.

    Creo que la vanidad de Masliah se sale por todas partes. lo que me causa más verguenza no es Masliah, sino supuestos representantes de una supuesta nueva generación, utilizando el mismo método retórico. Pero un poco más subidito de tono, obvio, porque es más joven.

    la verdad que todo el debate no me parece más productivo, salvo para conocer nuevos autores que se mencionan. lo demás es autocomplacencia.

    juventud no letrada

    ResponderEliminar
  2. Mmmm... por dónde empezar? Veamos: "Hace unos seis años trabajaba repartiendo libros en bicicleta para una biblioteca media trucha. Ramiro, pedía un libro por semana, de Grisham, Conelly o autores así. Siempre su trato era el de un escritor reconocido ante una persona con un laburo de mierda, remarcando eso y nunca dejando propina. Ratón." Me vas a tener que recordar bien cuándo sucedió eso porque, o bien te confundís, o mi memoria fue borrada. Dame más datos, en todo caso. Pero ya te voy diciendo que no he pedido libros de Grisham o Conelly a ninguna biblioteca (de hecho nunca fui usuario de otra que no fuese la Nacional o la de Humanidades), y mucho menos a una que los enviara a domicilio con un ciclista que esperaba propina. Pero igual, aunque fuese cierta la anécdota, ¿así que sacás conclusiones sobre mi persona por la propina que, decís, no te di?
    Segundo, al otro pibe que comentó. ¿Te molesta que hable de mis libros? ¿No te parece más interesante, en todo caso, ver qué digo al respecto y cómo? ¿Te molesta que cuente su proceso de escritura y publicación? Qué curioso, hay gente que reacciona de otra manera a eso. ¿Voy a preocuparme por lo que vos (o ellos) pueden pensar? Me parece que no.
    Y a los dos: por favor, miren con qué me salen. Que hablo de mi mismo. Que no doy propina. Vamos a ver si pensamos un poquito y leemos antes de hablar, ¿sí, bobitos?

    ResponderEliminar
  3. En cuanto a "Me parece más hipócrita aún, en cuanto que Levrero, escritor genial o no, dejó toda una gama de escritores mediocres por él apadrinados, pero de los cuales, Sanchiz no habla, por solidaridad generacional, imagino.", lamento señalarte que, sencillamente, te equivocás. Buscá por ahí algunas otras cosas que he escrito, entre ellas la reseña de un reciente compilado de cuentos de Levrero editado por Criatura con selección y prólogo de Ricardo Strafacce.

    ResponderEliminar
  4. oh! cuanto engalana tu presencia este blog del orto. Pero, lamento decirte que no estoy a tu altura moral, literaria ni tengo tanto talento y miento mucho.

    Ahora, si me disculpas, tengo que ir a tirar.

    Saludo

    ResponderEliminar
  5. bueno, si no tenés cómo ni con qué responder, problema tuyo.

    ResponderEliminar
  6. Claro, claro, si, si. Mas bien. De una. No suelo responder post, pero en este caso, no creo que haya que decir mucho más que lo que dice el texto.

    Toma éter.

    ResponderEliminar
  7. ¿Pero qué dice tu texto? No dice nada; algunas de las cosas que tirás son notorios errores producto de no haberme leído (como lo de que de alguna manera defiendo a los "levrerianos"; sin haberme leído, entonces, hablás de lo que escribo; fantástico lo tuyo), y después hablás de mi persona -me llamás "ratón"- sin conocerme y, para colmo, o bien mentís descaradamente o bien me confundís con otro y no te das cuenta (lo cual por lo menos sería un poco más honesto de tu parte, aunque, evidentemente, también estúpido). Me queda claro que sos un pobre diablo... ¡y todavía gastás sarcasmo burdo en lo de "engalana tu presencia"! Sos genial. Brindo con éter por la tumba de tu inteligencia.

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué querés rigurosidad, capo? Leé el bocón. ¿Querés pleitesia a tu persona? Dirigite a yateconté.

    Yo solo quería comerme un pancho y acá me ves, picando uno riquísimo.

    Gracias por brindar por la tumba de mi inteligencia. Es un gran halago (sin sarcasmos) hasta la próxima. Agur!

    ResponderEliminar
  9. Sanchiz das asco. Sos una pose, una ambición de ser, un pibe intelectualizado que hace de las palabras un juego deshumanizado, como si todo lo que dijeras te exonerara de responsabilidad. No tenés vocación de escritor: te gusta el chusmerío libresco, nada más. Pero bueno, cada uno se entretiene como puede antes de morir. Vos le rompés las pelotas a los demás, con mala leche. Te vas a ligar una trompada algún día, eso seguro.

    ResponderEliminar
  10. 1) buenos matones tiene el bloggero, chotos
    2) es peor lo de Lalo Barrubia, eso de "si no es bueno mi trabajo..." también lo dice Isabel Allende, aburren, son mujeres
    3) Maslíah es de los que deciden quién toma de esa canilla
    4) no hay que hablar de literatura, y menos uruguaya
    5) no hay que leer literatura uruguaya
    6) es verdad lo de los muertos
    7) los jóvenes escriben mal, no escriban
    8) a éste sanchis ni lo conozco pero no lo voy a leer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una maravilla de inteligencia lo que decís...

      Eliminar
    2. "no hay que hablar de literatura"... ¿es un mandamiento acaso? pffff

      Eliminar
  11. Hello, I log on to your blog like every week.

    Your story-telling style is awesome, keep it up!

    Also visit my blog; google law firm

    ResponderEliminar
  12. Tremendo salame el Sanchiz ,dan ganas de romperle la cabeza!!!

    ResponderEliminar
  13. wo wo wo, esto se va poniendo espeso. por suerte, ramiro, ya ni recuerdo lo que escribìas. supongo que una bosta, y una diarrea onanista

    suerte en tu vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a que no te animás a decírmelo en la cara, gil?

      Eliminar
  14. It's the best time to make some plans for the future and it's
    time to be haрpy. I hаve read this post and if I could І ωish to
    suggest you few inteгesting things оr tips. Mаybе you could write next articles referring to this artіcle.
    I wish to read more things about it!

    my ωeb-ѕite; Windows Update Error 80072Ee2

    ResponderEliminar
  15. http://the-nasty-machine-of-belcebu.blogspot.com/2012/11/una-demolicion-una-lagrima-una-sonrisa.html

    ResponderEliminar